Sufres de fobia a los Kanjis o a los caracteres chinos? Aquí tienes cinco remedios

¿Has sentido alguna vez la curiosidad de ver qué tipo de fobias (o miedos irracionales) se incluyen en la lista  “oficial” de Wikipedia? ¡Echale un vistazo y verás como no encontrarás la fobia a los kanji (o carácteres sino/japoneses) en ninguna parte del listado!. Pero si eres estudiante de japonés o mandarín, sabes perfectamente que debería aparecer. Porque, ¿cuántas veces yo (y tú) hemos sentido el temor, ante un examen de esos idiomas, a que todos los trazos y rasgos que tanto hemos trabajado para grabar en nuestra memoria acaben mezclándose, y terminemos combinando los radicales equivocados, o dibujando una curva donde debería haber un gancho, o escribirlos de abajo hacia arriba en lugar de arriba hacia abajo?

Untitled

Efectivamente, Fobia a los Kanjis.

No cabe duda, debería  haber un término médico que definiese esa condición, y se debería intentar encontrar una cura. Pero por ahora, ¿qué tal inyectarte ti mismo con algunos de los remedios más eficaces que he encontrado? Recuerda que la cura funciona de manera diferente para cada uno. Lo que cura a uno puede que no le haga efecto a otro. Tal vez lo mejor sea una combinación de algunos (o de todos)  los cinco siguientes ingredientes. Si eso no funciona, varía la receta hasta que encuentres la dosis que te siente b ien.

1. Radicales, radicales y más radicales. Puede que no todo el mundo esté de acuerdo con esto, pero si no les prestas la atención a los radicales que se merecen desde el principio, vas a construir una casa sin cimientos. Porque un radical va a ayudarte a identificar el significado (izquierda) y el sonido o la pronunciación (derecha) del kanji / carácter chino. Además, tiene sentido aprender los 214 radicales que vas a encontrar constantemente en diferentes caracteres.

Házte a la idea que los radicales son como los ladrillos del idioma, sin los cuales, no habría idioma.

2. Empieza por los caracteres de menos trazos. Si empiezas aprendiendo los logogramas de menor complejidad (no a nivel de significado si no a nivel de escritura) y gradualmente aumentas el grado de dificultad, irás cimentando poco a poco y de manera lógica tu habilidad. Y cuando llegue el momento de abordar los caracteres con un mayor número de trazos, habrás desarrollado la capacidad de utilizar los caracteres más simples para “construir” los más complicados, a la vez que añades más ladrillos a la fundación del edificio que empezaste a edificar al estudiar los radicales.

Recuerda que los primeros 500 kanji son los más comunes y los más utilizados en el idioma, por lo que te aparecerán constantemente en las revisiones de lecciones anteriores. En cambio los caracteres con los que te tendrás que enfrentar más adelante en tu aprendizaje tienden a aparecer con menos frecuencia (además de tener un sentido más abstracto), por lo que recordarlos requerirá un mayor esfuerzo. Cuanto más sólidos sean tus cimientos, más fácil te va a ser recordarlos todos, los sencillos y los de mayor complejidad.

3. Repetición, repetición y  repetición (estructurada pero sin fin). Lo sé, la tecnología está para ayudarnos. Llego a ella  en un minuto. Pero sin la memorización tediosa, aburrida y, sin aparente sentido alguno, y un enfoque coherente, es muy difícil superar las etapas iniciales del proceso de aprendizaje. Dosificarse ayuda: Aprender 5 kanjis o caracteres al día es más eficaz que memorizar 50 una vez por semana, todos a la vez. Se consistente, hazte un calendario que concuerde de manera realista con tus posibilidades de estudio y adhiérete a él. Crea un hábito pero no un hábito excesivo que acabe por quemarte.

El problema que comporta la repetición, sin embargo, es que llega un punto en el que el cerebro enciende el piloto automático y deja de recordar lo que estás escribiendo. Para ayudar a combatir esta tendencia, trata de no escribir un solo caracter más de tres veces seguidas.

Personalmente, a mi me ayuda hacer secuencias como la siguiente:

样, 样, 样, 今, 今, 今, 样, 今, 要, 要, 要, 样, 今, 要, 起, 起, 起, 样, 今, 要, 起, 笑, 笑, 笑, 样, 今, 要, 起, 笑.

(Es decir, A,A,A,B,B,B,A,B,C,C,C,A,B,C,D,D,D,A,B,C,D,E,E,E,E,A,B,C,D).

Descubre un modelo que desafíe a tu cerebro y le haga pensar y procesar la información en el momento en el que tenga la tentación de ponerse en piloto automático.

4. Repetición en contexto

Sí, es cierto que he dicho que la repetición es esencial para aprender caracteres japoneses o chinos, pero también es cierto que repetirlos de manera indiscriminada y fuera del contexto que les proporciona su sentido, no es suficiente. Por eso recomiendo Kanji in context series  del Centro Inter-universitario de Estudios de Lengua Japonesa y el Japan Times, el cual proporciona una detallada clasificación de los 1945 kanjis recomendados por el Ministerio de Educación japonés.  Se ha agrupado a los kanjis en base a la frecuencia con la que aparecen en el lenguaje cotidiano, las semejanzas entre ellos, aquellos que son antónimos, los que presentan los mismos radicales, etc. Y lo más importante: las revisiones que se ofrecen en cada lección del libro incluyen una gran cantidad de frases que ejemplifican los usos más comunes de los caracteres que aparecen en el libro de texto. El resto de las lecciones introducen ejemplos de cada una de las palabras que se deben aprender en la lección determinada. Con ayuda de este tipo de material didáctico, aprendes frases en lugar de caracteres o palabras, y así te será mucho más fácil recordar cómo y en qué contexto se usa una palabra.

4. Mnemotécnica

¿Y qué te parece esto? Una manera interesante de engañar a tu cerebro. Vale, tal vez te parezca absurdo, o una pérdida de tiempo total. Llámalo como quieras, pero si te funciona, al igual que le funciona a muchos otros, tal vez merezca la pena. Si algún tipo de estrategia mnemotécnica es lo que te ayuda a memorizar centenares de kanjis, ¿por qué no intentarlo?.

Los procesos  mnemónicos están diseñados para dejar pistas e indicios en tu cerebro que cuando intentes estudiar más tarde, recreen una memoria determinada y te ayuden a recordar el carácter previamente estudiado.

Uno de los mejores trabajos dedicados a la aplicación de la metodología mnemotécnica al aprendizaje de caracteres es el libro Remembering the Kanji and Remembering the Hanzi de  James Heisig (también en versión española “Recordando el Kanji)”.

Heisig nos enseña a utilizar cada uno de los elementos que compone un kanji (sus “primitivos”) y combinarlos con lo que él denomina la “memoria imaginativa”. El método requiere que los estudiantes imaginen una historia o una escena que conecte el significado del kanji que quieran memorizar con el significado de todos los componentes primitivos que constituyen el kanji.

Por ejemplo, tomemos el carácter (歩) く – Aruku (andar) en japonés /  bù (paso,

ritmo) en chino, compuesto por:

止 – parar, detenerse  / 小 – pequeño /ノ – resbalar

Lo que queremos es construir, utilizando técnicas mnemotécnicas, una historia que nos ayude a recordar que 歩 significa caminar en japonés. ¿Qué tal: “¡Alto! Es un pequeño terreno resbaladizo. Debemos andar desde aquí “.

¿O por ejemplo la palabra 惑 (engaño)?

 戈 – lanza/ 口 – boca= 或 – posibilida +  心 -corazón 

O sea que nuestra historia podría ser algo como “Si tienes muchas posibilidades en tu corazón acabarás por sentir que ninguna de ellas es real y todo es un engaño.”

¿Interesante? ¿Útil? Tú mismo. Si quieres conocer este método más a fondo, puedes echarle un vistazo a la lista de caracteres y a su explicación mnemónica en este enlace.

Otro recurso útil es la Historia de Oboeru Kanji 300 (ストーリー で 覚える 漢字 300) de Fusako Beuchmann donde la autora asocia cada kanji (o sus componentes) con una historia interesante que te ayuda a recordarlo y con otro kanji de significado similar.

Kanji Koohii es una página también diseñado para apoyarte en tus esfuerzos mnemotécnicos, ya que permite editar y compartir historias que hayas inventado sobre kanjis específicos con otros estudiantes, o votar por las mejores historias y participar en un foro de la comunidad de estudiantes.

5. Tecnología

Cuando yo empecé a aprender japonés en 1985 no había tecnología que nos apoyara en nuestros estudios. Afortunadamente, todo ha cambiado y ahora podemos utilizar una serie de aplicaciones y juegos que nos ayuden a retener en nuestra memoria aquellos kanjis que aprendamos con los métodos descritos anteriormente.

Tarjetas didácticas inteligentes

Las tarjetas Smart.fm y Anki te ayudan a aprender de manera efectiva ya que pueden ser programadas para recordar posteriormente los caracteres con los que estás teniendo mayores dificultades.

Juegos en Nintendo DS Video 

Los judadores de Tadashii Kanji Kakitori-kun aprenden a escribir unos 1.000 kanjis usando un lápiz óptico a través de las distintas actividades previstas en el juego

Nazotte Oboeru Otona no Kanju Renshu DS,  es otro juego de la Nintendo DS, que te permitirá practicar la escritura de caracteres a mano. Sin embargo, este juego tiene una serie de limitaciones, entre ellas la falta de una función de proceso de revisión o la pérdida del significado de los caracteres una vez aprendidos que no se guardan para posteriores revisiones.

Kanji wordsearch Iphone App  es un juego para dispositivos móviles que también tiene el objetivo de facilitarte el estudio de kanjis, con la ventaja de que puedes seguir tu progreso durante el aprendizaje de la lengua. Ideal para trenes y autobuses.

Slime Forest Adventure – Existen versiones gratuitas de este juego en línea para Windows, OS X y Linux que incluyen una breve introducción a los kanji, y a los alfabetos katakana y hiragana. Los jugadores tienen que superar una serie de pruebas en sus viajes por cuevas diversas que les dan la oportunidad de ganar de 2 a 100 kanjis. La versión completa tiene un conjunto ampliado de cerca de 2.000 kanjis y textos de comprensión de hasta 3.000 palabras.

Para obtener una lista completa de material didáctico dedicado al aprendizaje de todos los aspectos de la lengua japonesa, puedes visitar mi enlace anterior  Tofugu’s 100 best resources for learning Japanese. Para una discusión más amplia sobre cómo enfrentarte al reto que representan los caracteres de la lengua china, lee Artículo (en inglés) Learning Mandarin, making your quest a little easier.

Advertisements

4 thoughts on “Sufres de fobia a los Kanjis o a los caracteres chinos? Aquí tienes cinco remedios

What are your thoughts?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s